GeForce RTX 3050 análisis – VGA gama media

GeForce RTX 3050 análisis

GeForce RTX 3050 análisis

GeForce RTX 3050 análisis: VGA gama media

A inicios del mes de enero NVIDIA presentó la GeForce RTX 3050, una tarjeta gráfica muy aguardada que posiciona de manera directa en la calidad media y que, como ahora van a saber varios de nuestros leyentes, no va a tener una versión Founders Edition.

Esto significa que son las ensambladoras las que se ocuparán de comercializar de manera directa sus ediciones de esa tarjeta gráfica, y de cambiar el valor consecuentemente.

Esta cuestión es esencial, puesto que supone que, si bien el valor de referencia de la GeForce RTX 3050 es de 279 euros, este puede cambiar dependiendo del modelo que escojamos, de la calidad del mismo y de las especificaciones de cada ensambladora que representen un valor añadido.

De este modo, las ediciones de la GeForce RTX 3050 con un diseño y unos acabados mucho más modestos habrían de estar mucho más cerca de ese precio sugerido, al tiempo que las variaciones premium, con acabados de más calidad, van a tener un precio mucho más prominente.

GeForce RTX 3050

No he dicho nada nuevo, es de esta forma como ha funcionado el ámbito desde hace unos años, pero he amado aclararlo por el hecho de que comprendo que es una cuestión esencial, y que puede no estar tan clara para nuestros leyentes con menos entendimientos.

Lo cierto es que la espera se me hizo extendida.

Desde el momento en que NVIDIA presentó la arquitectura Turing tuve muchas ganas de ver un modelo de calidad estándar pertrechado con núcleos RT y núcleos tensor.

Lamentablemente, la RTX 2050 no llegó a materializarse, por lo menos en su versión para escritorio, y tuvimos que aguardar a la GeForce RTX 3050 para hallarnos con una tarjeta gráfica que procura democratizar, enserio, las dos tecnologías, y lo realiza situándose bajo los 300 euros.

Sé que, con la que cae en el mercado de tarjetas gráficas de consumo general, charlar de costos es muy difícil, pero como he dicho en otras oportunidades, quiero partir de los costos de referencia de cada producto, puesto que el resto son costes no oficiales fruto de la especulación y la codicia.

GeForce RTX 3050

El día de hoy, la espera llegó a su fin.

Específicamente, el modelo que disponemos entre manos la versión Eagle de GIGABYTE que, como observaremos mucho más adelante, reúne un diseño y una calidad de construcción increíble para la gama donde se encuadra esta tarjeta gráfica.

GeForce RTX 3050: Ampere de la mejor manera

GeForce RTX 3050 caja

La GeForce RTX 3050 está fundamentada en la arquitectura Ampere de NVIDIA y es, como adelantamos, una solución gráfica de calidad estándar.

Más allá de que está encuadrada en un nivel que tenemos la posibilidad de estimar como «económico», no renuncia a ninguna de las especificaciones clave de esa arquitectura, lo que quiere decir que el enorme verde no introdujo ningún recorte en esta tarjeta gráfica.

Es un aspecto esencial, más que nada sabiendo lo que ocurrió con la Radeon RX 6500 XT.

Hemos dicho que la GeForce RTX 3050 emplea la arquitectura Ampere de la mejor manera, y esto quiere decir que tiene un bloque de núcleos RT de segunda generación, que se usan para dejar en libertad a los shaders de toda la carga de trabajo que representa el trazado de rayos, ya que ejecutan todo lo relacionado con las intersecciones rayo-triángulo, las delimitadoras de cuadro, el sistema de choques, las intersecciones transversales BVH y asimismo tienen la posibilidad de interpolar calcular la interpolación de cada triángulo en el tiempo para utilizar efectos de desenfoque de movimiento.

Al lado de esos núcleos RT de segunda generación estamos con un bloque de núcleos tensor de tercera generación, cuya especialidad es la IA (inteligencia artificial), la inferencia y la educación profundo.

Sobre ellos se ejecuta el algoritmo que torna posible el DLSS, una tecnología de reconstrucción y reescalado capaz de la imagen que, como ahora vimos en varios análisis profesionales, es con la capacidad de prosperar el desempeño sin que debamos llevar a cabo sacrificios en calidad de imagen.

En verdad, en el momento en que la ejecutamos en modo calidad, es con la capacidad de sobrepasar a la resolución nativa.

GeForce RTX 3050

Ampere de la mejor manera.

Los núcleos RT de segunda generación mejoran tienen la posibilidad de trabajar de manera completamente asíncrona, y doblan en aptitud de cálculo de intersecciones a los núcleos RT de primera generación, lo que se traduce en un desempeño muy superior.

Por su lado, los núcleos tensor de tercera generación asimismo representan un salto esencial, ya que tienen la posibilidad de plegar el desempeño de Turing al trabajar con matrices desperdigadas.

La GeForce RTX 3050 sostiene la apuesta por la especialización, un enfoque fundamental en tanto que, sin esos 2 bloques de núcleos especialistas, no sería viable encender el trazado de rayos en juegos sosteniendo un óptimo nivel de fluidez, y tampoco tendríamos la oportunidad de gozar de las virtudes que da el DLSS.

NVIDIA deseó enseñar la diferencia que marcan los núcleos RT en el momento en que activamos el trazado de rayos, y para esto compartió la imagen que observamos justo bajo estas líneas.

La GTX 1650, que es su predecesora directa, no es con la capacidad de desplazar Control o Minecraft con trazado de rayos activo, al tiempo que la GeForce RTX 3050 sigue sobre los 60 FPS.

¿Asombrado? Ya que es completamente comprensible, al final de cuenta todo el trabajo que efectúan los núcleos RT en la GeForce RTX 3050 corren al cargo de los shaders en la situacion de la GTX 1650 que, además de esto, debe efectuar otras tareas.

Por supuesto, esto piensa una sobrecarga colosal que extiende en extremo el tiempo de renderizado de cada fotograma, realizando que los juegos sean un genuino pase de pantallas.

GeForce RTX 3050 rendimiento frente a GTX 1650

Sé que esta gráfica produjo una alguna polémica, pero a mí me semeja correcta pues exhibe el salto generacional que representa la GeForce RTX 3050, no solo por el aumento de capacidad bárbara que deriva del salto a Ampere, sino más bien asimismo por la introducción de ese hardware especializado que nos deja gozar de tecnologías de nueva generación.

Esos 2 bloques de núcleos especialistas distribuyen encapsulado con los shaders, las entidades de texturizado y el resto elementos que constituyen la GPU que monta la GeForce RTX 3050.

Esa GPU es una GA106-150-A1, que está fabricada en desarrollo de 8 nm de Samsung, y se distribuye en un total de 2 GPCs (Graphics Processing Clusters), diez TPCs (Texture Processing Clusters) y 20 entidades SM (Uso contínuo Multiprocessors).

Cada unidad SM fundamentada en Ampere dobla el número de shaders que hallábamos en Turing.

Esto significa que pasamos de 64 shaders a 128 shaders.

Plegar el número de shaders piensa plegar la capacidad, por período de reloj, haciendo un trabajo con operaciones de coma flotante en precisión fácil (FP32), que son las mucho más esenciales en el momento en que charlamos de juegos, y las que mucho más favorecen a tareas tan rigurosos como el trazado de rayos.

Esa unidad SM cuenta asimismo con 4 entidades de texturizado, 4 núcleos tensor y un núcleo RT, y tiene un total de 128 KB de caché L1.

Como hemos dicho, los 128 shaders tienen la posibilidad de trabajar con operaciones en FP32, y la mitad de esos shaders puede trabajar asimismo con operaciones INT32 de manera concurrente.

Está claro que, a nivel de arquitectura, Ampere sigue como la mucho más avanzada que hay hoy en día en el ámbito gráfico.

Nueva generación de shaders, núcleos RT y núcleos tensor

Pasamos a conocer el subsistema de memoria de la GeForce RTX 3050 y estamos con un autobús de 128 bits, que está acompañado de un total de 8 GB de GDDR6 andando a 14 GHz.

NVIDIA hizo un óptimo trabajo en este sentido, puesto que ha montado una espléndida proporción de memoria gráfica, y dió forma a un subsistema de memoria que es con la capacidad de lograr un ancho de banda de 224 GB/s.

Que NVIDIA haya decidido integrar 8 GB de memoria GDDR6 en la GeForce RTX 3050 no es al azar.

Esa tarjeta gráfica emplea el diseño PCIE Gen4 x8, lo que quiere decir que, si la conectamos a una ranura PCIE Gen3, va a trabajar en modo x8, con la reducción de ancho de banda que ello piensa.

Por suerte, al tener 8 GB de memoria gráfica, el encontronazo en el desempeño es casi nulo.

Por otra parte, debemos tener en consideración que esa cantidad sobrepasa con creces el nivel perfecto que necesitaremos para jugar en 1080p y calidad máxima, aun activando las texturas al límite y el trazado de rayos.

Les he dicho que la GeForce RTX 3050 sostiene todas y cada una de las claves de la arquitectura Ampere, y en el momento en que digo todo, es todo.

Esto significa que guarda la compatibilidad con el estándar HDMI 2.1, que incrementa el ancho de banda de los 18 Gbps hasta los 48 Gbps, y la descodificación AV1, un formato de codificación de vídeo abierto y libre que logra una compresión de más calidad, y un mayor desempeño, que los códecs H.264, HEVC y VP9.

Como cabía aguardar, esta novedosa tarjeta gráfica asimismo funciona con Resizable BAR, NVIDIA Reflex, NVIDIA RTX I/O, NVIDIA Broadcast y con los drivers expertos NVIDIA Studio.

GeForce RTX 3050, análisis: Ampere revoluciona la gama media 34

Informaciones de la GeForce RTX 3050

  • Núcleo gráfico GA106 en 8 nm.
  • 2.560 shaders a 1.552 MHz-1.792 MHz.
  • 80 entidades de texturizado.
  • 48 entidades de rasterizado.
  • 80 núcleos tensor de tercera generación.
  • 20 núcleos RT de segunda generación.
  • Colectivo de 128 bits.
  • 8 GB de GDDR6 a 14 GHz (224 GB/s de ancho de banda).
  • Capacidad en FP32: 9,09 TFLOPs.
  • Plataforma de trabajo PCIE Gen4 x8.
  • Precisa un conector de nutrición de 8 pines, y se aconseja una fuente de nutrición de 450 vatios.
  • Coincidente con DirectX 12 Ultimate.
  • TBP: 130 vatios.
  • Precio: desde 279 euros.

Análisis de afuera de la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050

GeForce RTX 3050

La GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050 tiene un diseño bastante sobrio, y un tamaño muy sólido. En lo personal, me agrada la línea angulosa y los datos en azul que ha empleado la compañía taiwanesa en este modelo.

Solamente sacarla de la caja brinca a la visión una increíble calidad de construcción que la pone sobre lo que habituamos a ver en su gama.

Solo debemos ver las fotografías para percatarnos de esto.

GIGABYTE ha  precaución todos y cada uno de los puntos de esta tarjeta gráfica, y ha montado un sistema de refrigeración de doble ventilador que se sostiene sobre un radiador de tamaño notable.

En la parte posterior contamos una placa metálica posterior, que contribuye solidez estructural, ayuda en las tareas de refrigeración y pone, al lado de la cubierta de metacrilato del frontal, la guinda al apartado estético.

Los ventiladores que monta la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050 usan lubricante de nano grafeno, que teóricamente puede acrecentar la vida útil hasta en 2,1 ocasiones, tienen la capacidad de girar en direcciones opuestas para progresar el fluído de aire y se sostienen completamente apagados en el momento en que la carga de trabajo es achicada, lo que se traduce en un desempeño completamente discreto.

Todas las aspas de los ventiladores tiene un acabado curvado con pequeñas líneas tres dimensiones en su área que es aporta un beneficio para el paso del aire, como podemos consultar en la imagen anexa.

GeForce RTX 3050

En el del costado estamos con un conector de nutrición agregada de 8 pines, que es requisito a fin de que la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050 ande apropiadamente, en tanto que tiene un TBP de 130 vatios.

Ese consumo no sería viable cubrirlo sin un conector de nutrición agregada, ya que la ranura PCIE solo provee un máximo de 75 vatios. Sin embargo, observando el consumo que tiene esta tarjeta gráfica, no cabe duda de que habría sido bastante con un conector de nutrición agregada de 6 pines.

GeForce RTX 3050

La GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050 usa un diseño de doble ranura, pero tiene unas medidas muy  compactas, lo que le deja cuadrar sin inconveniente aun en equipos donde el espacio sea un recurso con limite.

Sus medidas dan fe de esto: 213 mm de largo, 120 mm de ancho y 41 mm de prominente. En la parte posterior, tiene 2 conectores DisplayPort 1.4a y con 2 salidas HDMI 2.1.

Mi primer contacto con la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050 fue muy positivo.

Está claro que nos encontramos frente a un modelo bien construido y de calidad, la certificación Ultra Durable da fe de esto, y tanto su diseño como su sistema de refrigeración la ubican como entre las opciones mucho más atrayentes que logramos hallar en la primera «hornada» de RTX 3050.

GeForce RTX 3050

Tras este primer contacto, y tras comprobar de nuevo las claves mucho más esenciales de la arquitectura Ampere, nos encontramos preparados para lanzarnos de lleno a las pruebas de desempeño, si bien antes repasaremos el hardware, y el programa, que hemos empleado en este análisis.

Aparato de pruebas

  • Windows 11 como S.O..
  • Procesador Intel Core i5-12600K.
  • Placa base Gigabyte Aorus Master Z690.
  • Memoria RAM Corsair VENGEANCE, DDR5 a 4.400 MHz con latencias CL36 en 2 módulos de 32 GB cada uno de ellos (64 GB en conjunto).
  • SSD Vital SATA III de 480 GB.
  • SSD PCIE Gen4 x4 WD Black SN850 de 2 TB.
  • Tarjeta gráfica GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050 con 8 GB de memoria GDDR6.
  • Sistema de refrigeración líquida Corsair iCUE H150i Elite LCD.
  • Fuente de nutrición Corsair RM1000x con certificación 80 Agregado Oro de 1.000 vatios.

GeForce RTX 3050

GeForce RTX 3050

Hemos habilitado la tecnología Resizable BAR, que deja a la unidad central de procesamiento entrar a los 8 GB de memoria gráfica de la GeForce RTX 3050, una característica que puede prosperar el desempeño en ciertos juegos.

Todos y cada uno de los títulos se han configurado en calidad máxima para procurar poner contra las cuerdas a la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050, puesto que, en el final, es una tarjeta gráfica que está pensada singularmente para desplazarse con soltura en tal resolución.

Sin embargo, merced al DLSS es con la capacidad de sugerir un óptimo nivel de fluidez en resoluciones superiores sin abandonar un prominente nivel de calidad, como observaremos en este análisis.

Desempeño de la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050

GeForce RTX 3050 rdr2

Quake RTX 2 GeForce RTX 3050

rendimiento de la GeForce RTX 3050

rendimiento de la GeForce RTX 3050

rendimiento de la GeForce RTX 3050

rendimiento de la GeForce RTX 3050

rendimiento de la GeForce RTX 3050

rendimiento de la GeForce RTX 3050

rendimiento de la GeForce RTX 3050

rendimiento de la GeForce RTX 3050

rendimiento de la GeForce RTX 3050

En concepto de desempeño, la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050 llama la atención, y lo realiza para bien.

Es una tarjeta gráfica que cumple con su propósito de llevar, de manera eficaz, el trazado de rayos y el DLSS a la calidad estándar, y lo realiza tan bien que es con la capacidad de hallar tasas jugables de FPS con trazado de rayos, activo y calidad máxima sin la necesidad de recurrir, habitualmente, al DLSS.

Por poner un ejemplo, en Metro Exodus Enhanced Edition, que precisa hardware dedicado para apresurar trazado de rayos, la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050 consigue una media de 39 FPS sin DLSS, y con DLSS en modo calidad el desempeño se dispara hasta los 58 FPS.

En este juego, el DLSS escala realmente bien aun en 1080p pues las demandas del trazado de rayos son altísimas.

La explicación es realmente simple, achicar el recuento de pixeles renderizados contribuye a suavizar el encontronazo de esa tecnología en el desempeño (el tradicional término del rayo-pixel). Si no todavía tienes inquietudes, te recomiendo que repases este producto sobre el trazado de rayos.

Esa tónica sigue en todos y cada uno de los juegos en los que tenemos la posibilidad de encender el trazado de rayos.

La GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050 soporta el tipo espectacular, y el DLSS escala bien aun en el momento en que bajamos al modo desempeño con lo que ahora les he explicado, si bien en lo personal les sugiero que no vayáis alén del modo equilibrado, ya que que, al partir de 1080p, la pérdida de nitidez en el modo perfecto desempeño no compensa el incremento de fotogramas por segundo.

GeForce RTX 3050

En 1080p y calidad máxima, sin trazado de rayos, la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050 proporciona un desempeño destacable para la gama donde se encuadra, y si activamos el DLSS en modo calidad es con la capacidad de desplazar cualquier cosa con una fluidez total, aun el riguroso Cyberpunk 2077, y asimismo God of War, si bien este último me dió unos desenlaces un tanto extraños.

Quizá se deba a un tema de drivers, o sencillamente a la optimización del juego que, les recuerdo, usa DirectX 11.

Sé que a varios de nuestros leyentes les preocupa el tema de la viable pérdida de desempeño al emplear esta tarjeta gráfica, que viene con plataforma de trabajo PCIE Gen4 x8, en un conector PCIE Gen3 x8.

Podéis estar relajados, la pérdida de desempeño es tan mínima que, de qué manera único apunte considerable, solo he sentido una reducción media del 2% en DOOM Eternal.

Con esto deseo decir que sí, que la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050, y cualquier GeForce RTX 3050 por norma general, sirve de manera perfecta para actualizar un PC con limite a PCIE Gen3.

GeForce RTX 3050

En concepto de desempeño relativo en rasterización, la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050 queda solo un tanto bajo la GeForce RTX 2060, pero tiene el beneficio de tener 2 GB mucho más de memoria.

Si tenemos en consideración el DLSS, la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050 es con la capacidad de sobrepasar, con esa tecnología en modo calidad, a la Radeon RX 6600.

Asimismo es mucho más fuerte que esta en trazado de rayos, y sin encender el DLSS, conque con el DLSS podéis imaginaros lo que sucede.

Consumo, temperaturas y velocidades de trabajo

Ahora poseemos claro el desempeño que proporciona la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050, es una tarjeta gráfica concebida para 1080p.

Asimismo es posible en 1440p, aun sin DLSS, pero a esa resolución encender el trazado de rayos tiene, habitualmente, un encontronazo bastante grande.

Su nivel perfecto es ese, 1080p.

Pasamos en este momento a echar una ojeada a tres datos clave, el consumo, la temperatura y las velocidades que consigue la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050.

Comenzamos por el consumo, y como podemos consultar en la imagen anexa, los valores que registra son bastante buenos, y está solo un tanto sobre la Radeon RX 6600, que en nuestro análisis registró un pico de 124 vatios.

No existe duda, no necesitaremos una fuente muy fuerte para desplazar sin inconvenientes la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050.

GeForce RTX 3050 consumo

Pasamos en este momento a conocer las temperaturas, y nuevamente nos chocamos con un resultado realmente bueno.

El pico máximo de 69 grados lo registré jugando a Metro Exodus Enhanced Edition.

La GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050 tiene margen para realizar overclock, eso está claro, pero para esto debemos afinar el limitador de capacidad, lo que aumenta el consumo y las temperaturas en lugar de una ganancia de desempeño que, de media, rondará entre el 4% y el 7%.

Temperatura GeForce RTX 3050

Acabamos con las frecuencias de trabajo. La GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050 viene overclockeada de casa, puesto que tiene un método turbo de 1.792 MHz, algo que se deja ver en el momento en que monitorizamos la agilidad de la GPU en distintas juegos.

Llega a sobrepasar la barrera de los 1.900 MHz, pero en la mayor parte de las situaciones sigue un tanto bajo esa cifra, como podemos consultar en la gráfica anexa.

RTX 3050 velocidad

Notas finales: Un enorme salto generacional

GeForce RTX 3050

Arrastramos una racha dificultosa en el ámbito gráfico, eso no acepta discusión, y la llegada de tarjetas gráficas como la Radeon RX 6500 XT es un claro síntoma de que la cosa está tan mal que semeja que todo vale.

Afortunadamente, NVIDIA no siguió los pasos de AMD con la Radeon RX 6500 XT, y convirtió a la GeForce RTX 3050 en un genuino salto generacional que, en condiciones normales de mercado, habría tolerado llevar el trazado de rayos y el DLSS a todos y cada uno de los clientes con un presupuesto de menos de 300 euros.

Lamentablemente, no estamos en un ámbito habitual, y es obvio que en el final la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050, y todas y cada una de las GeForce RTX 3050 generalmente, van a terminar superando esos 279 euros que marca su precio de venta sugerido.

Sin embargo, y observando de qué forma pinta el panorama de hoy, donde tarjetas gráficas menos poderosos que la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050 ahora cuestan 500 euros, pienso que la llegada de esta tendrá un encontronazo muy positivo, y en el momento en que su precio se normalice será de los mejores modelos de su categoría.

 

A nivel de desempeño, la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050 me dejó un óptimo gusto de boca, no solo por el hecho de que sobrepasa extensamente a la GTX 1650, su predecesora directa, en rasterización, sino más bien por el hecho de que además de esto demostró sus núcleos RT y sus núcleos tensor verdaderamente representan un considerable valor añadido en frente de aquella.

Es con la capacidad de desplazar juegos con trazado de rayos activo tan bien que sobrepasa a modelos mucho más costosos con esa tecnología activa, y el DLSS contribuye un plus de desempeño tan enorme que, habitualmente, la ubica un nivel sobre el que le corresponde por gama.

NVIDIA hizo un óptimo trabajo con la GeForce RTX 3050, y la GIGABYTE Eagle GeForce RTX 3050 se releva como un modelo atrayente, tanto por diseño como por calidad de construcción.

De lo destacado que hay en su gama, y en su rango de costes, aun sabiendo la viable inflación que logre tener en el momento en que llegue mañana al mercado.

Opinión final

RESUMEN

Arrastramos una racha dificultosa en el campo gráfico, eso no acepta discusión, y la llegada de tarjetas gráficas como la Radeon RX 6500 XT es un claro síntoma de que la cosa está tan mal que semeja que todo vale.

Afortunadamente, NVIDIA no siguió los pasos de AMD con la Radeon RX 6500 XT, y convirtió a la GeForce RTX 3050 en un genuino salto generacional que, en condiciones normales de mercado, habría tolerado llevar el trazado de rayos y el DLSS a todos y cada uno de los individuos con un presupuesto de menos de 300 euros.

Compartir esta publicacion:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *